Héroes :)

Vivimos en un mundo en el que nos escondemos para hacer el amor mientras que la guerra se practica a plena luz del día.

martes, 15 de abril de 2014

¿Causa-consecuencia? No creo.

Hace tiempo me prometí a mi misma apreciar los pequeños detalles que la vida me daba la oportunidad de ver. Por un tiempo pensé que mis actos tenían recompensas o consecuencias y así fue, pero ahora ya, nada. Intento ser buena persona, tener paciencia con todo lo que ocurre, con los amigos, etcétera, sin embargo me he dado cuenta de que nada sale como espero, es decir, discuto más, me siento peor...y eso poco a poco me mata.
Reflexiono, pienso en arreglarlo o simplemente en asimilarlo, pero no hay manera, no puedo con esto. Me pongo a llorar buscando aunque sea una pequeña solución dentro de este abismo, pero no sale, no quiere dejarse ver. Sí, soy como una puta hormiga que se esconde, fin. 
Y así es como día tras día mi cuerpo esta programado, como si algo estuviera dentro de mi, intentando que las cosas salgan mal, rallándome la cabeza, buscando discusiones y impartiéndome reglas y rutinas. Y al final, ¿Qué me queda? Nada, sólo piedras en el camino que, poco a poco, recojo para construir mi cascara, un sitio en el que nadie podrá entrar ni hacerme daño.
Y por eso ahora lo entiendo, después de todo, eso quiero, sólo una puta y bendita cascara, nada más.




miércoles, 12 de marzo de 2014

¿Qué está pasando? Antes mi vida estaba llena de cosas que me hacían sentir bien, de risas, de momentos únicos, fiestas... ¿Ahora que me queda? Nada, no soy capaz de lograr sentir ni un mínimo sentimiento por todo lo que me rodea, no me río, no lloro, no siento. Es como si mi alma no estuviera, es una sensación de vacío dentro de mi inexplicable. ¿Será el invierno? ¿La edad? No tengo ni puta idea pero estoy cansada ya. Estoy muy harta de que nada me salga bien, de que la gente no se preocupe por mí, de esta falta de cariño y de complicidad con todo lo demás. Tengo millones de preguntas y ninguna puta respuesta, soy como una máquina averiada y sin arreglo. ¿Por qué? No logro saberlo, pero voy a intentar ser un poco más feliz, por lo menos, lo suficiente para apreciar los pequeños e insignificantes detalles de esto, los buenos claro, los que se esconden y son tan difíciles de ver. 


domingo, 2 de febrero de 2014

Esta parte anduvo un tiempo dando tumbos, intentaba sobrevivir, pero lo pensaba todo con el culo y no hacia nada a derechas, y como seguía siendo parte de mí yo captaba sus pensamientos y me daba cuenta de lo confusos que eran sus razonamientos, y a la vez, me confundía a mi y no me dejaba pensar con claridad. En ese momento, cuando fui consciente de que una parte de mi misma había muerto, me sentí rota, pero ahora que ha pasado el tiempo y que soy capaz de analizarlo desde la distancia, me alegro de que fuera así. No hubiéramos conseguido vivir siendo como éramos, un solo individuo repartido en dos cuerpos diferentes.

Roberto Iniesta. El viaje íntimo de la locura.