Héroes :)

Vivimos en un mundo en el que nos escondemos para hacer el amor mientras que la guerra se practica a plena luz del día.

domingo, 18 de agosto de 2013

Si estoy loca es cosa mía.

Yo, la primera persona a la que le da asco el amor, ilusionada gracias a él. Sí, ahora sí quiero respirar, sentirme libre y disfrutar de la experiencia, quiero aprovechar cada minuto y cada segundo. Quiero demostrarme que la teoría de "Son todos iguales" es falsa para mí, quiero poder ser feliz de una vez por todas y olvidarme de todo lo sufrido, dar lo mejor de mí a las personas que realmente se lo merecen, no importa nada más, estoy harta de caerme y levantarme cada vez con menos fuerzas. Esta vez no, porque la vida es corta y dicen que las cosas buenas solo ocurren una vez. Equivocarme y cometer errores, crecer, aprender la vida, es todo lo que necesito por ahora, ya que por una vez una persona me valora como yo quiero. Y sí, por supuesto que me cuesta confiar en que todo saldrá bien y que no me tocará volver a sufrir, por lo menos por un tiempo, pero si vivir es lo más peligroso que tiene la vida, adelante, nada ni nadie podrá conmigo. Voy a escribir, es más quiero hacerlo. Quiero volver a cantar, volver a disfrutar y volver a querer, volver a entregarme y a dejarme llevar. Confiar en la frase "Las cosas pueden cambiar", porque en la diferencia esta el buen gusto, en las cosas nuevas y extravagantes. Cambiar mi puta rutina y disfrutar de ello. "No hay mejor pincel que la imaginación, el respeto, el amor en conjunción con un tal colchón".




viernes, 16 de agosto de 2013

Los sueños, sueños son.

Esta tarde me quedé pensando en la infancia. Querida infancia, donde no habia preocupaciones ni problemas, que normalmente viene a ser lo mismo, porque ahora cualquier preocupación termina convirtiéndose en un problema... Allí, solo nos preocupabamos de jugar, de reir, de comer y de dormir. Era todo lo que necesitábamos para ser felices, o estar contentos. Normalmente, teniamos sueños, grandes sueños, como ser artistas, cantantes, astronautas... Creíamos todo lo que nos decian, éramos inocentes y si nos enterábamos todo terminaba con un pequeño berrinche, ahora se queda el rencor, la tristeza, la cicatriz. Cuando crecemos, nadie nos enseña la vida. Sí, pueden enseñarnos a contar, a leer, a escribir, pero no nos enseñan a no cometer errores, a sospechar de falsas amistades o simplemente a enamorarse. No nos enseñan a vivir.